About Claire

Mi foto
Claire es una chica de 26 años a la que su novio un buen día le comenta que le encantaría verle tirándose a otro. A partir de lo cual, a Claire le empieza a picar la curiosidad sexual, y pretende exprimir sus encuentros en este blog.

viernes, 15 de mayo de 2015

#BukkakeAClaire

Si me seguís sabréis que una de mis fantasías más morbosas que aún no he realizado es un Bukkake y que me llenéis de leche entre varios.

Por eso me decidí a buscarlo a través de twitter y junto a mis seguidores creé el hashtag #BukkakeAClaire para que se fueran apuntando los interesados en participar. Hasta ahora van más de 50, me da miedo contarlos xDD.

Lógicamente son muchos así que voy a hacer una selección previa, tanto por los que se apuntaron ya como los que aún están a tiempo de hacerlo.

Si queréis participar sólo tenéis que mandarme una foto vuestra desnudo a losmisteriosdeclaire@gmail.com con el asunto #BukkakeAClaire. No hace falta que mostréis vuestra cara.

El Bukkake se realizará en un local liberal de Madrid en el que la entrada para chicos cuesta 30 euros. Yo no me llevo nada es el precio habitual.

Las normas del Bukkake son sencillas: mi chico estará presente con la cámara de fotos para luego contarlo en Twitter o en el blog así que los que no quieran salir abstenerse de apuntarse. No se van a mostrar caras pero si queréis ponerlos máscaras para vuestra tranquilidad no hay problema, probablemente yo también lleve una ;)

Es sólo un Bukkake, que quiere decir eso, que os comeré la polla a algunos y todos os podréis correr encima mía, pero nada más allá. No habrá sexo con ninguno así que si eso es lo que buscáis mejor no os apuntéis.

Y por supuesto os pido a todos respeto, soy muy zorrita pero me gusta que me traten con respeto ;)

Espero que todos disfrutemos de la experiencia y se pueda volver a repetir.


domingo, 10 de mayo de 2015

En los probadores de una tienda de ropa... Parte I

Durante unas vacaciones mi novio y yo decidimos buscar chicos por la zona donde estábamos en páginas de contactos liberales. Dí con un chico bastante majete, sexy y morboso, ya sabéis de los que me gusta. Decidí escribirle y pronto recibí respuesta. Habíamos quedado para un sábado por la noche, quizás tomar unas cañas y ver que pasa.

Llegado el sábado por la noche mientras yo me ponía sexy mi chico estuvo chateando con él. Le contó que trabajaba en una tienda de ropa y que si querían podíamos quedar en cuanto cerrase la tienda, pero mi chico le propuso quedar directamente en la tienda aún abierta, entrar nosotros junto a otros clientes sin que él supiese quienes éramos y luego cuando ya nos hubiésemos descubierto terminar la fiesta en los probadores de la tienda. Al chico le encantó la idea y nosotros nunca habíamos hecho nada en unos probadores así que estábamos deseando hacerlo.

Llegamos a la zona en coche y al ser turística estaba llena de gente incluida la calle donde estaba la tienda que, dicho sea de paso, nos costó encontrarla. Entramos en la tienda, yo iba vestida con un vestido negro muy escotado, medias de liguero y una chaqueta, no tardó mucho tiempo en darse cuenta que éramos nosotros así que nos presentamos y tras tomarnos unas copas en el bar de enfrente y charlas, decidió ir cerrando la tienda para entrar en materia.

Empezamos a besarnos en la tienda hasta que pronto decidimos ir directamente al probador. Mi chico se quedó fuera con la cámara haciendo fotos. Mi nuevo amante se fue pronto hacia mis tetas que agarró con fuerza mientras me besaba.


Me bajó el vestido descubriendo mi sujetador mientras seguía aprentando mis tetas con fuerza y jugueteando con ellas, estaba claro desde el bar que estaba deseando tenerlas para él. 

Decidió bajarse para levantar mi vestido desde abajo, ya con mi tanga frente a su cabeza 


Me apoyé con un pie en el taburete que había en el probador para que tuviese mi coño a distancia, por lo que sólo tuvo que apartar un poco mi tanga para empezar a saborearlo. 


Tras estar un rato degustando mi coño ya empapadísimo volvió a levantarse y con su mano rozando mi clítoris seguimos besándonos. Mi chico no paraba de hacer fotos mientras la gente seguía abarrotando la calle, parándose para contemplar los escaparates de la tienda mientras a lo lejos nosotros seguíamos disfrutando del sexo desatado en los probadores que para mayor morbo se podían ver tímidamente desde fuera.

Quizás por todo eso mi nuevo amante decidió apagar las luces y no llamar la atención a la vez se quitaba toda la ropa. Yo le bajé los pantalones y empecé a jugar con su polla empalmada, el seguía a lo suyo con su mano en mi coño y sus dedos ya introduciéndose cada vez más dentro de mi. 


Me puso contra la pared del probador y empezó a restregar su polla contra mi culo. Sus manos no paraban de moverse, hacia mis tetas, hacia mi culo... rozándose cada vez con más fuerza contra mí. Se estaba poniendo las botas y mi chico viéndolo...


Me di la vuelta, me quitó de una vez el vestido dejándome en sujetador y tanga, nos besábamos y sus manos seguían en mi coño chorreando


Me sacó las tetas del sujetador y agarrándolas se puso a lamerme los pezones 


Me agaché porque ahora me tocaba a mi disfrutar de su polla, pero eso lo contaré en una segunda parte del relato de una noche muy morbosa donde mi chico me tenía más de una sorpresa guardada...

lunes, 29 de septiembre de 2014

Fotos dedicadas

Hace tiempo que no hago algunas fotos dedicadas así que aprovecho el momento para recordar las últimas que hice e invitaros a participar. Si queréis una foto dedicada sólo tenéis que escribir un comentario  en esta entrada con vuestro nick o cuenta de Twitter y la parte del cuerpo en la que queréis que aparezca. Vale cualquier parte del cuerpo excepto la cara. 

Prometo publicar al menos una foto dedicada a la semana por orden de peticiones en los comentarios.

Recordad sólo vale con comentarios en esta entrada, nada de pedírmelo en Twitter o en otros sitios.

Y aquí las dedicadas que ya subí en su día:



Nuevas dedicadas:

Dany_Exteme



domingo, 7 de septiembre de 2014

Visita a casa sin mi chico

La verdad no me lo pensé mucho, me atraía su forma de escribir, que sin ser vulgar inducía al erotismo (o era yo…que estaba “sensible”), y para terminar de decidirme, el chico tenía un cuerpo muy atractivo, así que como se me terminaba la jornada intensiva quise aprovechar mi última tarde con él.

Sonó el timbre y al abrir la puerta me encontré con un chico joven y con cara de niño bueno que me hizo hacerle pasar hasta la cocina casi sin saludarle y agarrando al perro. Era un chico de complexión delgada pero fuerte, con unos ojos de mirada penetrante y una bonita sonrisa que utilizaba mucho y que a mi me ponía más nerviosa y me hacía mirar para otro lado.

Mientras nos intercambiábamos mensajes y demás, estaba muy segura de mí misma pero diez minutos esperando en casa antes de que llamara a la puerta comencé a ponerme muy nerviosa por conocerle: ¿Qué he hecho?! He invitado a un absoluto desconocido a casa, estando sola, y sin que nadie lo supiese. ¿Y si no viene sólo? ¿Y si no quiero nada con él pero él insiste? ¿Y si me roba?


Le invité a un café y cuando pase por su lado para prepararlo me tocó con su mando el muslo, una pequeña señal de lo que podría pasar luego. Me enseñó lo que había traído para dejar como evidencia de que alguien había estado allí, a petición mía. Me pareció una buena prueba, ya que daría pie a preguntas por parte de mi chico.

 Mientras tomábamos el café en la cocina conversábamos sobre todo del mundo liberal e historias pasadas,  me acariciaba la pierna por debajo de la bata que llevaba hasta que me preguntó si por casualidad no tendría un cómodo sofá, al que nos fuimos a sentar acercándose más a mí y encendiendo la tele como con confianza. No se por qué yo seguía muy muy nerviosa y no paraba de hablar y beber café hasta que él se subió la camisa y me enseñó uno de sus tatuajes que quedaba justo por debajo de la tabletita tan natural que tiene, me preguntó si ése era el motivo por el que le escribí que éramos de ligas distintas, yo le tocaba con un poquito de ansia de ver más y me interesé por si tenía más tattoos, me dijo que sí pero que estaban mucho más abajo y en los brazos. Le agarré del paquete y gruñí bajito diciendo alguna típica expresión que indica cantidad a lo que él me respondió con un poco de picardía que era algo que siempre le decían y que no estaba ni mucho menos grande, aún.

Le bajé los pantalones y me subí encima de él para rozar nuestros cuerpos, el me acariciaba y metía su cabeza en mi pecho para besar y lamer. Me bajé y le bajé los calzoncillos para dejar salir lo que llevaba conteniendo. Le acaricié el pene con mi mano, moviéndola arriba y abajo, estaba muy pero que muy bien dotado y me encantaba su dureza. Me la metí en la boca estando de rodilla en el suelo y comencé a saborearla y a querer ponerla más dura y ver cuánto más podría crecer, él me dijo que me sentase a su lado mientras lo hacía, y empezó a comprobar lo mojada que estaba, cuanto más chupaba más se oía mi humedad.
Me incorporó para mojar su polla con mis fluidos para que siguiera chupando y me recordó que habría que hacer algunas fotos para dejarle al cornudo así que entonces le sugerí seguir en la habitación donde tenía la cámara.
 Cuando entramos en el dormitorio él sacó su móvil para consultar algo y me agarró la cabeza para que mientras yo recuperase su pene erecto, cuando terminó le tumbé en la cama para que disfrutara de la mamada, me pidió que me diese la vuelta y enlazamos movimientos con nuestras lenguas haciendo un sesenta y nueve. Entonces le saqué la cámara y se la di para que inmortalizase lo que quisiese. Se puso de rodillas en la cama e hizo algunas fotos mientras le lamía el glande, mientras le restregaba mi lengua por todo su tronco desde la raíz hasta la punta para terminar engulléndola hasta la garganta.



Cuando ya me complací suficiente chupando su pene saqué un condón y me senté encima suya, él empezó a penetrarme desde abajo con movimientos hábiles y rápidos y yo no podía más que dejarme ir mientras me tocaba el clítoris. Luego cambiamos de postura y se puso él encima, aumentando el ritmo y sintiendo aún más dentro su polla.
Hacía mucho calor y no parábamos de sudar pero no podíamos descansar ya que pronto llegaría mi chico y en esta ocasión la idea era que no nos pillase.
Él me dio la vuelta y fue el comienzo de un bombeo continuo, a mi esa postura me encanta y comencé a gemir un poco, me preguntó qué pasaría si en ese momento llegase mi chico y nos pillara, y le dije que se bajaría los pantalones y me la metería en la boca, algo que le pareció una gran idea. Ese comentario me puso aún más caliente, hacía tiempo que no me humedecía tanto con un chico que no fuese el mío, y estaba muy cómoda follando con él. Hizo alguna foto en esa postura para que la viese luego mi chico.



Hubo un momento en el que se detuvo y la sacó, cosa que le recriminé erróneamente pero era por el disfrute que me estaba dando. En cuanto descansó un poquito volvió a la carga, aumentando los ritmos y metiéndola hasta el fondo, dejándola dentro del todo y haciendo movimientos con sus caderas. Volvía a follarme con un ritmo más lento y yo me deshacía en ganas cada vez que lo hacía, luego volvía a penetrar más rápido y cuando volvía a hacerlo lento lo disfrutaba aún más no queriendo acabar nunca. Yo ya no podía más después de “obligarme” correrme, pero él, decidido a no parar me puso un cojín en mi bajo vientre, me juntó las piernas y me penetró así.
Comenzó a sonar su teléfono, era la alarma para irse antes de que llegase mi chico, me dijo que se acordaba de una foto que colgué en la que estaba de rodillas en un cojín con la polla de mi chico, y que quería hacer una igual. Después y aprovechando que estaba de rodillas se masturbó hasta darlo todo en mi cara.

Cuando mi chico llegó yo estaba tumbada en el sofá en ropa interior, con una pequeña sonrisa digna de alguien que acaba de ser follada. Me hizo preguntas de porque estaba en ropa interior, me tocó para descubrir mi coñito recién usado por otro y me invitó a subir al cuarto para seguir jugando. Cuando llegó al cuarto descubrió el condón recién usado sobre la cama. Me preguntó si acababa de follarme a otro en casa a solas y aunque traté de disimular la evidencia era mayúscula. Se enfadó porque yo, adrede, había orquestado todo para que mi nuevo amante se fuese antes de llegar él. Pero aún con el enfado estaba demasiado caliente para desaprovechar la oportunidad así que me folló en la misma cama donde minutos antes había estado con mi amante... 


viernes, 24 de enero de 2014

De como acabé siendo sometida. Primera parte

Durante las últimas semanas a mi chico se le ocurrió un nuevo juego en el que yo debía dejarme llevar pues sería todo sorpresa. No me dijo nada de nada sobre en que consistía, solo que ese día sería follada por otro y yo no sabría quien sería. Así que como veréis me moría de ganas por que llegara ese día, él lo preparó a conciencia: se fue a un sexshop y compró todo lo necesario para el juego: unas esposas, una máscara y unas mallas bastante provocativas. Con esa guisa me puso en la cama a la espera de que llegara el chico que me follaría sin que yo lo viera en ningún momento.



Como veis la malla ya estaba preparada para la acción jejeje.

Mi chico había pactado con el chico que no debía hablar durante todo el momento que estuviera con nosotros, se limitaría a cumplir las órdenes que él le diese. Y dicho y hecho, cuando llegó mi chico le dijo que empezase a jugar con mi cuerpo y él, como no, encantado de ello se abalanzó sobre mis tetas. Comenzó a comérmelas y a manosearlas sobre la malla, pero pronto bajó a mi coño que estaba ya bien abierto y mojado... 



Mi chico le dijo que me levantara para ponerme a cuatro patas y seguir comiéndome el coño desde atrás, y él obediente cumplió a rajatabla.


Yo estaba empezando a gozar de lo lindo con esa lengua recorriendo mi coño y sintiendo, siempre sin ver nada como hacían y deshacían conmigo todo lo que querían. La siguiente orden fue girarme para seguir comiéndome el coño, pero esta vez me iba a llegar otro regalito desde el otro lado. 


Mi cornudito se quitó la ropa y me metió la polla en la boca, la tenía durísima y se notaba que tenía muchas ganas pues me follaba la boca con fuerza mientras el amante misterioso seguía dedicándose a mi coño. Supongo que notó que empezaba a chorrear...


Estuvieron un buen rato así jugando conmigo, mi chico no paraba de clavármela con fuerza en la boca y sentía que al mismo tiempo el amante misterioso se esmeraba más en mi coño. Al rato le volvió a dar una nueva orden: le tocaba a él disfrutar de mi boca así que, sin tiempo para descansar, se cambiaron y esta vez fue el amante misterioso el que me clavó su polla en la boca y ¡menuda polla! 




La verdad es que eso de estar atada y vendada debió animar al chico a follarme con fuerza porque a la primera me hizo metérmela hasta el fondo. Y no creáis que era fácil con semejante rabo, la tenía gordísima y muy dura. En algunos momentos noté que estaba a punto de estallar mientras se la comía pero, por suerte, aguantó bastante bien durante toda la sesión.

Mi chico se levantó para capturar con la cámara como yo seguía jugando con la polla del amante misterioso, en esos instantes ya estaba fuera de sí, solo quería seguir sintiendo esas pollas jugar conmigo y que hicieran conmigo lo que quisieran.


Al poco rato empezaron a turnarse, uno me metía la polla en la boca mientras el otro fotografiaba y viceversa, así varias veces. Yo sólo me dejaba llevar, abría la boca y jugaba con cada polla que entraba sin importar la que fuera, en ese instante me hubiese metido cualquier polla que me hubiesen ofrecido, ya estaba completamente sometida por ellos...

Mi chico se apartó para coger un preservativo, se lo dio al amante misterioso y le dijo que había llegado el momento de que me follase. Se tumbó en la cama y me cogieron entre los dos para que me sentara sobre su polla, era el comienzo de un polvo que me dejó destrozada durante varios días, así que imaginad como fue.



viernes, 3 de enero de 2014

Zorra Sometida...

La verdad es que nunca me he considerado sumisa a pesar de que a mi chico le encantaría que lo fuera más, por eso cuando me propuso su nuevo juego sabía que para él era especial. Consistía en que me vendaría los ojos, me ataría las manos y me sometería a sus deseos dejándome follar por otro delante suya sin que yo supiera en ningún momento quien era. Y dicho y hecho, he de decir que ha sido una de las experiencias más excitantes de mi vida de zorrita. Durante estos días os iré contando con todo lujo de detalles como fúe, pero antes os enseñaré como terminó...


jueves, 2 de enero de 2014

Sigo en activo y con el morbo atope...

¡Hola Chicos! Siento el abandono en el blog pero he estado muy liada y con poco tiempo para escribir, en estos meses sin contar nada he vivido muchas experiencias morbosas. Algunas espero  rememorarlas para vosotros en los próximos días y así compensaros la espera.

Agradezco mucho los emails recibidos pidiéndome que volviera a contar mis relatos, las preguntas en ask.fm y los comentarios en twitter. Es un placer para mi leer que algunos de vosotros tienen este blog como un referente a seguir o que mis relatos os producen un morbo increíble. Gracias a esos emails me he propuesto como meta para este año que comienza seguir compartiendo con vosotros esas experiencias que tanto me hacen disfrutar de la vida y del sexo.

¡Feliz año!



jueves, 27 de junio de 2013

Estoy abierta a preguntas...

Si queréis podéis hacerme las preguntas que queráis desde esta dirección:

http://ask.fm/ZorritaClaire

Como véis, no tengo pelos en la lengua XD


miércoles, 26 de junio de 2013

Un trio con dos pollones (Desenlace)

Nos fuimos a la cama para estar más cómodos y fue cuando comenzó la fiesta de la polla donde la invitada de honor, lógicamente, era yo! P me tumbó y bajó entre mis piernas para seguir comiéndome mientras mi chico que estaba ya salido perdido me cogió de la cabeza y empecé a lamerle la polla ya empalmada.

image



P miraba de reojo como pensando que él también quería porque se incorporó y se puso al otro lado acariciándome el cuerpo, así que le agarré el pequeño (ironic) miembro y comencé a masturbarle, no tardando mucho en ponerse más gorda por lo que abandoné el pene de mi chico y me fui a comprobar por qué Maeba repite con este chico..xDDD
La verdad es que hasta entonces creo que no había tenido en la boca una polla más gorda que la de mi novio, y P parecía saberlo porque cuantas más ganas le ponía yo en chupar y lamer, más ganas ponía el en follarme la boca mientras preguntaba sonriendo “si estaba bien" a lo que yo respondía “joder!" mientras volvía a chupar ese pollón que gasta el chaval. Mi chico le pasó la cámara para que hiciera fotos de cómo se la comía desde distintas persepctivas.Yo estaba encantada con el nuevo descubrimiento, no se si estaba disfrutando más por cómo me masturbaba mi chico o por ver y notar cómo y cuánto crecía la polla de mi nuevo amigo cuando se la chupaba. Mi chico cogió la cámara y se puso a hacer fotos mientras P me introducía la polla hasta la garganta, cuando cometí el error de decir que no cabía toda, así que P dijo que demostraría que si coge y me puso boca arriba con la cabeza colgando en la cama y él se puso encima y la metió entera, varias veces mientras se me saltaban algunas lágrimas de medio atragantamiento, pero sí, efectivamente, cabía…

image
image
image

Después de esto y de volver a preguntar socarronamente si todo estaba bien, se puso un preservativo y la metió (por suerte para mí) lentamente al principio y con mucho cuidado, mi chico seguía con su vena artística inmortalizando todo así que le agarré del pene y lo atraje hacia mi boca para comérsela mientras P casi me empalaba. Tenía la polla enorme, no había hueco en mí para nada más que para ella, yo estaba bastante mojada así que entraba y salía de vicio, bombeaba una y otra vez siempre con cuidado aunque acababa con una embestida brutal de vez en cuando, me agarró de las piernas y las subió poniéndoselas en los hombros, juntando su cuerpo aún más al mío para penetrarme más adentro y que no quedara nada fuera, estaba disfruntado enormemente no sabía quién de los tres se correría primero, si P ya que notaba que su polla no podía ponerse más dura de lo que ya estaba, mi chico, que notaba como su polla se preparaba para correrse o yo, que tenía la boca y el coño llenos a rebentar. P se corrió dentro de mi y pensé que si no llega a ser por el condón su semen me hubiese taladrado por dentro. Cuando P se recompuso, se dirigió hacia mi coño y comenzó a hacerme pequeños chupetones por los labios y agarrarme el clítoris, me abrió las piernas del todo y me lamía mientras me metía un par de dedos, mi chico comenzó a moverse más rápidamente en mi boca, pero yo lo detuve y le chupaba un poco más despacio, siguiendo el ritmo de P ahí abajo, sintiendo como iba llegando ese adormecimiento, esa tensión en las piernas y ese cosquilleo…hasta que comencé a correrme y ya no pude parar de gemir mientras que mi chico me follaba más rápidamente corriéndose en mi boca…

domingo, 16 de junio de 2013

Un trio con dos pollones (Primera parte)

Llevaba un tiempo fuera juego. Han sido unos meses largos por motivos personales, en los que he estado desaparecida de mi otra vida, sin motivaciones extras. En cambio mi chico no, siempre está ahí al acecho de nuevos amantes e imagino que después de las buenas noticias que he tenido semanas atrás, pensaría que ya era momento de aparcar las cosas serias y disfrutar un poquito de uno de nuestros hobbies compartidos y un poco olvidados...

El caso es que el viernes me dijo que habíamos quedado para el sábado con un chico para cenar, y dada mi desidia acumulada de los últimos tiempos al principio me sorprendió que lo hubiese planeado así sin contar conmigo, pero para variar, me dejé llevar, me hice un poquito la dura para conseguir a cambio de ciertos favores.. xD
La verdad es que llevo una temporada en la cual me gustaría cambiar ciertas cosas, y el sábado decidí que merecía un poco de relax y me pasé toda la mañana en la peluquería decidiendo por dónde empezaba a cambiar de imagen. Aunque no sabía nada del chico con el que íbamos a quedar, no se cómo explicarlo pero me apetecía sentirme diferente para esta cita. Dejé que mi chico eligiese lo que quería que me pusiera: un vestido negro escotado, tanga del mismo color y sus tacones favoritos.
Para continuar con la tradición, quedamos con el chico en el mismo lugar que siempre. Yo no sabía nada del chaval, lo único que me dijo mi chico es que "P" estaba bien dotado, que era simpático y que tenía el CCM (o "certificado de calidad Maeba"). Con todo lo que conocía de él, me sobraban los preámbulos y la cena y solo quería ver qué postre me podía esperar.
Cuando nos encontramos, al principio parecíamos estar los tres un poco fríos o tímidos, parecía que era la primera vez que quedábamos con alguien, pero durante la cena se fue animando la cosa e invitamos al chico a venir a casa. Estando en casa, salió un momento a fumar y mi chico aprovechó para levantarme el vestido y empezar a acariciarme y cuando P entró se sentó en el sofá a mi lado e imitó lo que mi novio hacía, con lo que me encontré unas cuantas manos acariciando mis piernas y subiendo por ellas. Yo me lancé para besarle mientras me abría un poco para ayudarles en su búsqueda. Abrió su boca y metió directamente y sin contemplaciones toda su lengua en mi boca, y aunque en un principio yo no la esperé me agarré a ella y empecé a succionarla, él la movía de vez en cuando como si estuviese penetrando mi boca, mientras me apartaba el tanga y notaba como me iba humedeciendo. Yo empecé a imaginar cómo sería su polla y si la movería como su lengua.





Mi chico rápidamente sugirió que en el dormitorio estaríamos más cómodos y sin olvidar coger la cámara y el móvil fuimos los tres al cuarto y mientras mi novio se dedicaba a preparar la cámara y demás P y yo comenzamos a besarnos antes de llegar a la cama mientras me subía el vestido y me desabrochaba el sujetador, se desabrochó la camisa y el cinturón y en un segundo me estaba estrujando contra su cuerpo los dos desnudos mientras mi chico se desnudaba y me acariciaba por detrás. P se agachó y comenzo a besarme los muslos y a lamer un poco más arriba, por mi coño depilado, me abrió un poco las piernas y me pasó la lengua entre ellas, lamiéndome el clítoris mientras mi chico me manoseaba y me besaba. 



De como estuve con mi primer bombero (Desenlace)

Mi nuevo amante bombero estaba deseando jugar con su polla dentro de mi coñito y, como veréis, yo estaba también deseando sentirla dentro de mí. Así que raudo y veloz, mientras yo seguía con su polla en mi boca, cogió el preservativo y apartándose de mi se lo puso para bajar e introducirla en mi rajita. Estaba tan cachonda que la primera embestida hizo penetrar su miembro hasta el fondo con muchísima rapidez mientras yo no paraba de gemir. 
image
Mientras me besaba siguió clavando su polla dentro de mi, primero un poco más lento para que sintiera lo dura que estaba en mi rajita, luego me agarró de las piernas y empezó a embestirme con gran rapidez. En ese instante yo ya no podía parar de gemir y disfrutar…
image
image
image
Siguió follándome mientras jugueteaba con mis tetas o me metía los dedos en la boca para hacerme aún más suya. Yo quería más así que le pedí a mi cornudito que dejase la cámara y viniese conmigo. Introdujo su polla en mi boca y comenzó a follármela con fuerza mientras el bombero seguía haciendo lo mismo con mi coño, hasta que ambos, mi cornudito y yo, nos corrimos. La leche golpeaba el interior de mi boca a la vez que la polla de mi nuevo amante hacía temblar las paredes de mi coño… todavía me humedezco de recordarlo…
Le tocaba al bombero disfrutar de una gran corrida así que me puse entre sus piernas y comencé a tragarme su polla aún durísima mientras mis manos jugueteaban con ella buscando su orgasmo.
image
Cuando estaba a punto de llegar agarró el mismo su polla y la pajeó delante de mi boca hasta que las primeras gotitas de su semen comenzaron a brotar, instante en el que volví a meterla en mi boca para sentir su leche de nuevo dentro. 
image
image
Como podéis imaginar la corrida fue brutal, era la tercera vez que me llenaban la boca de leche esa noche aunque la disfruté como si fuera la primera saboreando su polla hasta la última gota.
Y con eso concluyó una de las mejores experiencias con uno de los mejores amantes que he tenido. Mi cornudito y yo seguimos esa noche follando mientras me recordaba lo mucho que había  disfrutado con mi primer bombero…